Acoso en internet

El acoso en internet o ciberacoso es un tipo de acoso que se realiza a través de las nuevas tecnologías incluyendo dentro de éstas: internet, tablets, dispositivos móviles, redes sociales, etc.

Suelen basarse en la divulgación de correos amenazantes, mensajes de texto desagradables, difusión de imágenes, vídeos o rumores publicados en los perfiles de los sitios web, que dañan el honor y la intimidad del acosado.

Los más afectados son los niños y adolescentes. El acoso siempre ha existido, pero antes de la irrupción de las tecnologías en nuestras vidas, se basaban en insultos o burlas que se propagaban por un ámbito determinado cercano a la persona. Con la aparición de las redes sociales y su uso tan extendido en este sector de la población, un solo comentario hiriente se propaga como la pólvora a un sinfín de contactos, puede hacerse a cualquier hora del día y de forma anónima, lo que da alas a los más cobardes.

Al ser el uso de las tecnologías algo relativamente nuevo y cambiante, es muy difícil hacerle frente desde un punto de vista judicial, tiene que haber pruebas que demuestren que ha habido amenazas, calumnias o coacción para poder acudir a las fuerzas del orden.

A los padres sólo nos queda intensificar el control para poder evitar el acoso. Algunas medidas a tomar pueden ser:

  • El diálogo con tus hijos, favorecer la confianza para que puedan acudir a ti si se ven envueltos en un problema de este tipo.
  • Establecer un horario de uso de los ordenadores, tablets y dispositivos móviles, y que el adulto pueda tener acceso a las aplicaciones de las que hace uso el menor
  • Utilizar estos dispositivos tecnológicos en un lugar visible del hogar. Hay que evitar que el menor utilice estas tecnologías en lugares apartados o fuera de la vista del adulto.
  • Utilizar los sistemas de seguridad y claves para evitar que el menor tenga acceso a determinadas páginas o aplicaciones.

Hay dos tipos de acoso según si se hace de igual a igual “Ciberbulling” o cuando es un adulto el que está ejerciendo acoso a un menor “Grooming”, el cual suele tener como finalidad el acoso sexual.

El ciberacoso no tiene porqué ser exclusivamente a menores pero sí es la franja de edad en la que más se da según las encuestas. También se puede dar entre adultos, en el ámbito laboral, en el familiar o en el amoroso, siendo este último una de las formas de maltrato psicológico más extendidas últimamente dentro de la violencia de género.

Delito de acoso ilegítimo o stalking

El delito de acoso, para ser punible, deberá realizarse a través de alguna de estas cuatro modalidades de conducta

1. Vigilar, perseguir o buscar la cercanía física de la víctima. En estas conductas se incluyen no solo proximidad física, sino también la utilización de medios electrónicos como cámaras o GPS.

2. Establecer o intentar establecer contacto con la víctima, utilizando para ello cualquier medio de comunicación o terceras personas.

3. Uso indebido de datos personales para la adquisición de productos, servicios o utilizarlos para que terceras personas se pongan en contacto con la víctima.

4. Atentar contra la libertad o el patrimonio de la víctima o de alguna persona próxima a la víctima.


Fuente: Delitosinformaticos.com